• Defensa de los intereses y derechos del alumnado universitario

  • Dignificación de las prácticas, garantizando su correcto desarrollo

  • Erradicar aquellas modalidades de prácticas extracurriculares que encubran puestos de trabajo y abusen de las personas estudiantes

  • Mejora en la calidad de los servicios universitarios y en las condiciones laborales del personal laboral de las universidades españolas

  • Defensa de los intereses y derechos de la clase trabajadora, incluso desde las etapas previas a la incorporación al mercado de trabajo

  • Esta campaña persigue la generalización del uso abusivo y fraudulento de las prácticas no laborales en nuestro país. Hay un deterioro de la calidad de las prácticas curriculares, sin una vigilancia clara y estricta de si se cumple la formación necesaria de la persona en prácticas. Esta pauperización de las prácticas acaba derivando en un fraude absoluto en el caso de las prácticas extracurriculares, en las que se permite que las empresas privadas y las propias universitarias las usen para sustituir puestos de trabajo, atacando así a los derechos laborales más básicos